La Fundación de la Asociación Nacional de Tesoreros Estatales presenta:

Ahorrando.org: Una guía para comenzar hoy

Cómo elaborar un testamento

El testamento es un documento jurídico que expresa su voluntad en lo que respecta a la manera en la cual le gustaría distribuir sus bienes y activos después de su fallecimiento y si tiene hijos menores de 18 años al momento de su muerte, quién desea que se desempeñe como su tutor. Sin el testamento, la liquidación de su patrimonio quedará a criterio de algún tribunal una vez que usted fallezca. Esto significa que el tribunal adoptará decisiones jurídicamente vinculantes sobre la manera en que han de repartirse sus bienes personales y activos, como también quién criará a sus hijos, sin tener en cuenta sus deseos.

Aunque no se sienta cómodo con la idea de pensar o de tomar alguna medida para planificar un poco lo que sucederá cuando muera, sin un testamento, es posible que sus seres queridos tengan distintas opiniones sobre lo que usted hubiese querido y las resoluciones que hubiera adoptado. Esa confusión puede conducir a la adopción de elecciones que no respondan a su voluntad y quizás perjudiquen o incluso empeoren las relaciones familiares.

Los aspectos más importantes de la elaboración del testamento incluyen lo siguiente:

Es buena idea recurrir a un abogado para asegurarse de que el testamento se elabore de conformidad con la ley. La mayoría de estos profesionales cobran por hora y le pedirán entre $300 y $500 para redactar un testamento simple; otros más complicados pueden costar hasta $2.000.

Si usted o su cónyuge no son ciudadanos estadounidenses, hay leyes que pueden afectar la forma en que se puede administrar su patrimonio y cómo se distribuirán sus activos después del fallecimiento. Una excelente alternativa es consultar a un abogado para cerciorarse de que comprende sus opciones y para asegurarse de completar el papeleo necesario a fin de que se cumpla con la voluntad que se indica en el testamento y en los documentos relacionados con su acervo hereditario.

 


© 2002-2014 La Fundación de la Asociación Nacional de Tesoreros Estatales