10 pasos sencillos para empezar a ahorrar

1) Elabore un plan sencillo y fácil ¿Cómo hacerlo? Se encuentra en el lugar indicado para empezar. Haga clic aquí para "Dando los pasos correctos".

2) Imagine en qué cantidad podría amortizar el balance de sus tarjetas de crédito. Recorte un poco sus gastos mensuales no necesarios y pague más del mínimo requerido para cada una de las tarjetas que tenga. Recuerde, amortizar el balance de su tarjeta de crédito puede ser una de las inversiones mejor pagadas que haga.

3) Investigue si su compañía ofrece a los empleados un plan de retiro, conocido como plan 401(k) (o plan 403(b) si usted trabaja para un organismo público u organización no gubernamental). En el momento en que decida beneficiarse de este plan, su empleador le deducirá de manera automática la cantidad de dinero que usted determine de cada cheque de pago, y lo depositará en su plan de retiro. A menudo usted mismo puede elegir en qué tipo de fondo quiere que su dinero sea invertido. Los cuatro beneficios principales de este tipo de plan de retiro ofrecido por su empleador son:

  • la compañía hace todo el papeleo por usted;
  • es una deducción automática de su cheque de pago, lo que le obliga a ahorrar;
  • la mayoría de las compañías contribuyen con un determinado porcentaje a las aportaciones de sus empleados; y
  • al menos una porción de su contribución pagará por adelantado los impuestos, lo que reducirá la cantidad de impuestos que pagará al final del año.

Firme para arriba, incluso si es justo contribuyendo la cantidad mínima. Para aprender más cerca de 401(k) planes, chasque aquí.

4) Hágase un plan de retiro, aunque la cantidad aportada sea pequeña. Abra una cuenta individual de retiro (IRA) a través de un banco local, unión de crédito o fondo de corretaje. Puede realizar un aporte hasta un monto máximo por año; el aporte, en el caso de muchas personas, es deducible de impuestos. Así que ahorra de dos maneras: para su retiro y para el pago de impuestos al final del año.

5)  Haga un pago extra anual en su hipoteca. Escriba la frase "para el capital" en la nota recordatoria de su cheque, así su banco sabrá que el dinero está destinado para amortizar el capital. Al disminuir esta cantidad, también está disminuyendo la tasa de interés de su hipoteca... lo que le permite realizar importantes ahorros e incluso acortar los años de su hipoteca.

6)  Lleve un registro exacto de todos sus gastos durante un mes. Escriba todo. Al final del mes, examine la lista. Ordene los gastos y comenzará a ver dónde puede hacer recortes. ¡Se sorprenderá de lo mucho que se puede ahorrar cuando se sabe exactamente en qué se va el dinero!

7)  Cambie el débito de sus tarjetas de crédito a otras en las que la tasa de interés sea menor. Cuando se informe sobre una nueva tarjeta, asegúrese de que obtendrá la menor tasa de interés al menos durante seis meses. Lea cuidadosamente todas las cláusulas de la solicitud. Encontrará que la atrayente "¡Oferta al 7%!" del sobre no es más que un "gancho" y que sólo tiene validez durante unos pocos meses, para entonces subir el interés al 18, 20 ó 22 por ciento, a menudo sin ningún aviso. Si tiene un buen historial de pagos con la compañía de su tarjeta de crédito, averigüe la posibilidad de rebajar su tasa de interés, o reducir o eliminar algunas de las tarifas como justo premio al uso continuado de la tarjeta de crédito. Muchas compañías aceptan. Puede también consultar en www.bankrate.com o ver si su biblioteca local dispone de un boletín informativo sobre tasas bancarias (BRM, Bank Rate Monitor) con la lista de los mejores intereses para tarjetas de crédito, tanto en su estado como por toda la nación. Puede preguntar en cualquiera de los bancos que aparecen en las listas, obtener una solicitud y transferir su balance. Si pertenece a una unión de crédito, debería consultar con ellos cómo beneficiarse de una menor tasa de interés. Si le interesa comparar los costos y servicios de su banco local con los de una unión de crédito, puede contactar a la Asociación Nacional de Unión de Crédito (CUNA) en EE.UU. a través de su sitio Web o llamando al (800) 358-5710.

8)  ¿Ha revisado últimamente las facturas de los servicios públicos? Tomar unas pequeñas medidas le pueden hacer ahorrar cientos de dólares. Por ejemplo, reduzca la temperatura del agua caliente a 120 grados Farenheit (la recomendada para familias con niños pequeños) y ahorrará entre un 10 y 15 por ciento. Pregunte a su compañía eléctrica o de gas cuáles son las horas de tarifa alta. Ahorrará dinero si no utiliza el lavaplatos o la lavadora en esas horas. Y aunque resulte difícil reconocer que nuestros padres tenían razón... no se necesita tener todas las luces de la casa encendidas. Apagar los interruptores ayuda a ahorrar dinero. Son medidas pequeñas y sencillas que ahorran dinero y que incluso los niños pueden hacer. Muchas compañías que suministran energía le enviarán, sin ningún costo, una lista de trucos para aprovechar la energía (es decir, para ahorrar dinero), o incluso acudirán a su casa para evaluar sus necesidades.

9)  Revise la factura del teléfono y vea lo que paga por servicios que realmente no necesita. Puede realizar un aporte hasta un monto máximo por año; el aporte, en el caso de muchas personas, es deducible de impuestos. Muchas compañías rebajan las tarifas si les sugiere que está pensando en cambiar a otro proveedor con un plan más barato.

Una alternativa es dejar de usar su teléfono fijo definitivamente y usar sólo su teléfono celular para ahorrar dinero.

10)  Revise sus pólizas de seguros. ¿Está pagando por más cobertura de la que realmente necesita? Si visita sitios Web como www.quotesmith.com podrá comparar cualquier tipo de póliza de seguros, incluyendo las de vida, del hogar, por incapacidad, dentales e incluso las que cubren negocios pequeños. Merece la pena dedicar unos pocos minutos para determinar si puede reducir las aportaciones mensuales y seguir recibiendo la cobertura que usted y su familia necesitan.