Posibles beneficios que las entidades crediticias pueden brindar

Existen diversos motivos por los cuales se recurre a las entidades crediticias. En general, estas entidades son organizaciones más pequeñas que la mayoría de los bancos e instituciones de ahorro y préstamo; a veces, pueden centrarse en el suministro de niveles de servicios financieros personales o enfocarse en la comunidad y en conexiones que parecen más importantes o útiles en forma individual. Las personas también pueden unirse a estas entidades porque saben que se trata de una organización sin fines de lucro que se crea en beneficio de sus miembros y apoya la causa o comunidad que les interesa. Incluso otros se adhieren a ellas en razón de un compromiso para atender las necesidades financieras distintivas de diversas comunidades.

Como no tienen ánimos de lucro, algunas entidades crediticias pueden ofrecer posibles beneficios financieros, como:

  • establecer un saldo mínimo más bajo que algunos bancos para abrir una cuenta;
  • tener un límite de saldo más pequeño que algunos bancos para mantener la cuenta;
  • posiblemente tasas de interés levemente más altas para las cuentas de ahorro y las del mercado monetario, en comparación con los bancos;
  • tener cuentas corrientes con cargos bajos o que carecen de ellos;
  • tasas de interés competitivamente más bajas para los préstamos (es decir, especialmente en préstamos para el automotor, hipotecas, etc.);
  • cargos inferiores a los de algunos bancos para otros servicios y productos financieros, lo que incluye las tarjetas de crédito;
  • tasas de retorno mayores a las de otros bancos para ciertos productos financieros, como los certificados de depósito;
  • términos diferentes y más favorables que otros bancos para las tarjetas de crédito de los consumidores;
  • préstamos para pequeñas empresas con condiciones que los bancos califican como no rentables;
  • préstamos a corto plazo asequibles, como productos alternativos a aquellos que se otorgan contra el sueldo e imponen altas tasas de interés. Las entidades crediticias pueden otorgar créditos accesibles a corto plazo para ayudar a sus miembros a ahorrar con el correr del tiempo y crear otras estrategias financieras a largo plazo para romper el ciclo de las deudas contraídas sobre el salario.