Cómo usar un cajero automático o ATM

En la actualidad, la mayoría de los bancos cuentan con cajeros automáticos o ATM. Los cajeros automáticos son computadoras que se pueden utilizar para acceder a información sobre su cuenta (p. ej., el saldo de su cuenta) y para retirar dinero de su cuenta o depositar dinero en ella. A diferencia de los servicios de un cajero, es decir, el personal bancario dedicado a gestionar las operaciones de los clientes dentro de las instalaciones del banco o mediante el servicio de atención al cliente en su propio automóvil durante el horario comercial habitual, un ATM se puede usar durante las 24 horas del día, los 7 días de la semana. La mayoría de los bancos ubican sus cajeros automáticos fuera de las instalaciones para que se puedan usar en cualquier momento del día (incluso cuando las oficinas físicas del banco están cerradas). Para poder usarlos, se debe tener una tarjeta de cajero automático. La mayoría de los bancos entregan, o al menos ofrecen, a sus clientes una tarjeta personal de cajero automático.

Las tarjetas de cajero automático se parecen a las tarjetas de crédito. Pero sólo se pueden utilizar para acceder al dinero que ya esté depositado en su cuenta (a diferencia de las tarjetas de crédito que le permiten pedir prestado dinero de la tarjeta de crédito para realizar compras o extracciones de dinero). Para usar un cajero automático, deberá:

  • insertar su tarjeta en la máquina (la máquina le mostrará por medio de un gráfico cómo debe insertar la tarjeta de manera correcta);
  • ingresar su número de identificación personal (PIN, por su sigla en inglés). El banco le asignará un PIN cuando reciba la tarjeta por primera vez. El PIN se asigna por motivos de seguridad únicamente; no debe compartirlo con ninguna otra persona (¡tampoco debe anotar su PIN en un lugar al cual otras personas pudieran tener acceso!).
  • Una vez que se haya verificado su PIN, se le preguntará qué desea hacer: ¿desea extraer dinero? ¿Depositar dinero? ¿Realizar un pago? Presione el botón que corresponda a la operación que desea efectuar.
  • Luego, el sistema le preguntará con qué cuenta desea realizar la operación: su caja de ahorro, cuenta corriente u otra cuenta. Ingrese la opción correcta y proceda con la operación.
  • Antes de finalizar su operación, el cajero automático le preguntará si desea realizar otra operación. Si no es así, presione “no” para finalizar la operación. Asegúrese de obtener un recibo cuando usa un ATM; espere a que la máquina lo imprima y lléveselo consigo al retirarse.

Asegúrese de retirar su tarjeta y recibo, y de volver a meterlos en su billetera o cartera. Recuerde que siempre debe llevarse el recibo porque éste contiene información personal que no tendría que estar dando vueltas en una terminal de ATM y porque sirve como comprobante de su operación en caso de encontrar alguna discrepancia en su resumen.

No se olvide de anotar la operación realizada en el ATM en su registro de cheques. En la columna que se titula “Número de cheque”, simplemente escriba “ATM” y, luego, anote el monto de la extracción o del depósito.

Si usa el ATM de otro banco (ya sea en la ubicación física del banco o en una tienda) para retirar dinero de su cuenta, es posible que su banco le cobre una comisión adicional para realizar la operación. Asegúrese de conocer el monto de la comisión adicional en caso de usar el ATM de otro banco o tienda. Por lo general, sólo puede realizar depósitos en el ATM de su banco.

Tenga en cuenta que una tarjeta bancaria no es una tarjeta de débito a menos que haya arreglado con su banco que la tarjeta bancaria sea tarjeta de débito también. Haga clic aquí para obtener más información acerca de las tarjetas de débito y de las diferencias con otras clases de tarjetas bancarias.