Transporte ecológico

Los vehículos motorizados son responsables de casi un cuarto de las emisiones anuales de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, en los Estados Unidos. Para minimizar el impacto en el medio ambiente, pueden tomarse diferentes alternativas en cuanto al transporte, en vez de conducir siempre su propio automóvil. De acuerdo con el Departamento de Energía de los Estados Unidos, si condujera dos días menos por semana, podría ahorrar 143 galones de gasolina y evitar la liberación a la atmósfera de alrededor de 2778 libras de dióxido de carbono en un año. Entre las alternativas de transporte que usted y su familia pueden considerar, se encuentran:

  • Usar el transporte público en lugar del automóvil. Incluso si sólo puede hacerlo una vez por semana, para ir al trabajo o salir con la familia, todo ayuda.
  • Compartir el viaje con un amigo.
  • Comprar un vehículo con menor consumo de combustible. Si está buscando un automóvil nuevo o usado, trate de comprar uno que consuma menos combustible que el que tiene en la actualidad. Tanto los vehículos con combustible flexible que funcionan con una mezcla de gasolina y etanol a base de maíz como los vehículos híbridos que alternan entre gasolina y energía eléctrica tienen un impacto ambiental menor que el de los vehículos tradicionales. En GreenerCars.com, puede consultar el Libro ecológico del Consejo Estadounidense para una Economía más Eficaz (ACEEE, por su sigla en inglés).
  • Compartir el automóvil. En muchas comunidades urbanas, el concepto de compartir el automóvil tiene cada vez más aceptación. Si vive en un lugar donde no necesita un vehículo con frecuencia, puede considerar contratar servicios que ofrecen vehículos para varias personas que viajan al trabajo y regresan de él por una tarifa mensual relativamente baja. Visite el sitio web para conocer los servicios de su zona.
  • Andar en bicicleta o caminar. En lugar de usar el automóvil para recorrer distancias cortas, realice ciertos trámites a pie o en bicicleta. Andar en bicicleta o caminar ofrece un triple beneficio: ahorra energía, reduce la contaminación y ejercita su físico.
  • Reconsiderar los viajes dentro del país. Los aviones contribuyen, en gran medida, a la contaminación del medio ambiente. Si está planificando hacer próximamente un viaje dentro del país, considere tomar un tren o incluso manejar, ambos crean menos contaminación.
  • Inflar los neumáticos. Si mantiene los neumáticos de su vehículo con el aire adecuado, puede evitar la liberación de 250 libras de dióxido de carbono al aire por año y ahorrar, al menos, $800 de gastos de combustible.
  • Mantenerlo limpio. Revise y cambie regularmente los filtros de aire de su vehículo. De esta manera, puede reducir la cantidad de dióxido de carbono liberada al aire y hacer que su vehículo tenga un menor consumo.