Cómo pagar su factura del teléfono celular

Recibirá cada mes la factura de su teléfono celular. Cuando la reciba, realice lo siguiente:

Ábrala. Suena elemental, quizás un poco tonto, pero no sabrá cuánto le están cobrando y cuándo vence la factura si no la abre. Y en este caso ojos que no ven, corazón que sí siente... si no paga la factura no hará que desaparezca, sino que aumentará. De modo que no tenga miedo, sólo ábrala.

Revísela. Primero mire el importe que debe pagar. ¿Le parece correcto? Observe las páginas de facturación detallada para ver si le están cobrando la tarifa mensual (que es lo que acordó cuando firmó el contrato), qué está pagando en impuestos y cualquier otro cargo o tarifa. Revisar qué le están cobrando puede ayudarlo a determinar si necesita efectuar algunos cambios en el uso del teléfono (por ejemplo, no llamar durante el horario "pico", tratar de limitar las llamadas con la modalidad de "roaming").

Archívela. A menos que el pago de la factura de su teléfono celular se cargue automáticamente a su tarjeta de crédito o se debite de su cuenta bancaria (contacte a la compañía proveedora de telefonía celular para saber cómo solicitar las opciones de "Pago automático"), tendrá que enviar su pago cada mes por cheque (por correo) o en línea (mediante el servicio de pago de cuentas de su banco). Haga clic aquí para obtener consejos sobre cómo establecer un sistema de pago de facturas.

Páguela. Las facturas de los teléfonos celulares no son como las facturas de las tarjetas de crédito: no transfieren un saldo en el servicio telefónico. En su lugar, tiene que pagarlas cada mes. Asegúrese de pagarla puntualmente (para evitar recargos por mora) y pague el monto total cada mes.

Es una buena idea anotar en un calendario o en su PDA cuándo vence su contrato, de modo de decidir entonces si desea mantener la misma compañía proveedora y el plan que tiene, o bien, cambiar a otro servicio.