El proceso de declarase en bancarrota: cómo se produce y quién puede ayudar.

Si está seriamente considerando declararse en bancarrota, debería consultar un abogado que conozca las leyes de bancarrota de su estado y tenga experiencia en manejar solicitudes de bancarrota. Aunque usted no necesita utilizar los servicios de un abogado para tramitar la bancarrota, se trata de una decisión muy importante. Probablemente querrá saber cómo funciona y de qué manera le afecta.

De la misma forma que cuando contrata cualquier otro profesional, verifique que el profesional sea competente, experimentado y acreditado. Pregunte también cuánto costará utilizar sus servicios y asegúrese de sentirse cómodo con la relación. Desafortunadamente, como en cualquier otra profesión, existen abogados inescrupulosos que intentarán aprovecharse de personas en una situación de bancarrota. En esos casos, podrían suministrarle información incorrecta o inducirlo a la confusión acerca de lo que la bancarrota puede lograr y qué no. Algunos podrían incluso no estar dispuestos a encontrarse con usted como no sea en la corte. El American Board of Certification ha certificado a unos 1.000 abogados que se especializan en bancarrotas en los Estados Unido. Algunos estados también certifican abogados como especialistas en bancarrotas si han tenido una experiencia significativa en este campo. Usted puede preguntarle a un abogado que le recomiende a un especiaista o bien conseguir recomendaciones de un amigo, vecino, familiar o un compañero de trabajo.

La bancarrota del Capítulo 7 es más directa y puede ser manejada más fácilmente sin representación legal, en comparación con una bancarrota del Capítulo 13. Independientemente de qué tipo de bancarrota esté considerando declarar, un abogado podrá explicarle los tipos de bancarrotas para la cual usted es elegible, así como los pros y los contras de cada una. Pregúntele al abogado acerca de sus antecedentes, educación, capacitación, experiencia y honorarios.

Usted deberá pagar un cargo por declararse en bancarrota, así como también honorarios de abogado. Los cargos a la corte por solicitud de declaración de bancarrota son usualmente de $185 (por una solicitud de Capítulo 7) y de $200 (por una solicitud de Capítulo 13). El costo de un abogado, a su vez, puede variar entre $500 y $1.500. La mayoría de los distritos tienen una tarifa máxima de honorarios que los abogados pueden cobrar por llenar una petición de declaración de bancarrota para un cliente. Si usted no puede pagar un abogado, pregúntele al profesional si consideraría bajar sus honorarios. Si no fuera así, busque en el directorio telefónico servicios legales gratuitos o que se ofrecen con descuentos. Como con cualquier otro servicio de ayuda profesional, asegúrese que usted entiende claramente, y que obtendrá por escrito las siguientes precisiones:

  • qué servicios le suministrará el profesional
  • a qué costo, y
  • en qué periodo de tiempo

Mantenga copias en un archivo de todos los papeles, claramente indicados, de modo que usted pueda localizarlos fácilmente el proceso de solicitud de la declaración de bancarrota. Debe sentirse cómodo con el abogado o profesional financiero que usted seleccione y bajo ninguna circunstancia se sienta presionado a comprar nada que no entienda o no quiera, ni a tomar ningún tipo de decisiones que no le resulten convincentes.

Si decide no retener los servicios de un abogado, usted puede representarse a sí mismo, lo que es llamado “pro per” en términos judiciales.

Además de completar todo el papeleo de la corte para solicitar la declaración de bancarrota, necesitará preparar algunas listas, incluyendo:

  • Una lista de sus bienes importantes
  • Una lista de todas sus deudas no aseguradas
  • Una lista de todas sus deudas aseguradas
  • Una lista de ingresos y gastos

Una vez que su caso sea declarado en la corte, usted recibirá una “acción de no innovar” (automatic stay), lo cual significa:

  • Todos los intentos de recolectar deudas suyas cesarán. No le será permitido a nadie, llamarle, escribir, enviar correos electrónicos o contactarse de ninguna manera con usted en relación con una deuda.
  • Cualquier demanda pendiente relacionada con sus deudas es “congelada” y será rechazada una vez que su petición de bancarrota sea desestimada/finalizada.
  • Cualquier intento de ejecución hipotecaria o reposesión de bienes resulta paralizado, al menos temporariamente. Si verderamente no puede pagar su casa o su automóvil, u otra propiedad que esté comprando por financiamiento, en algún momento la corte le permitirá al prestamista efectuar la ejecución hipotecaria o reposesión si usted no satiface los pagos en mora y no intenta mantenerse al día en los pagos del préstamo respectivo.
  • Detiene los intentos de que sus acreedores busquen “resguardarse” por medio de tomar dinero de sus cheques de pago laboral.
  • Detiene temporariamente cualquier proceso de desalojo.
  • Previene la interrupción de servicios públicos por al menos 20 días, mientras que probablemente los plazos ya vencidos de pago serán “borrados”