Ventajas, desventajas y opciones para el trabajo independiente

Con la ayuda de la tecnología moderna, cada vez más personas pueden buscar o considerar algún empleo “independiente de su ubicación”, es decir, un trabajo que no requiera estar físicamente en un lugar específico. Quizás le gustaría convertirse en un trabajador autónomo. ¿Cuáles son las ventajas, desventajas y opciones para encontrar una ocupación que le permita trabajar en casa... o en cualquier otro lugar que desee? Analicemos la situación.

Ventajas de tener un trabajo independiente

Este tipo de actividad plantea numerosos beneficios posibles, entre los que se incluyen:

  • Mayor flexibilidad. Tal vez la principal razón por la que las personas buscan trabajos autónomos es la oportunidad de llevar un estilo de vida más flexible. Si tiene su propio horario, logrará mayor control sobre el tiempo que dedica a trabajar y el lugar donde desarrolla dichas tareas. Con las herramientas adecuadas y acceso a la tecnología, en teoría, puede desempeñarse desde cualquier parte y prácticamente a cualquier hora.
  • Mayor productividad. Hoy en día, muchas personas que trabajan en forma remota son más productivas que sus colegas, que lo hacen en una oficina, porque poseen más dominio de sus horarios y tienen la capacidad de evitar pérdidas de tiempo, como los viajes diarios, las reuniones innecesarias o demasiado prolongadas, al igual que los compañeros de trabajo que nos distraen para entablar conversaciones sociales, etc. Según una encuesta de Microsoft de marzo de 2010, el personal que se desempeña en forma remota a menudo es más productivo porque “simplemente se lleva el trabajo a cualquier parte que vaya”.
  • Posiblemente se obtengan mejores ingresos. En función de sus antecedentes laborales y el sector al que se haya dedicado, quizás pueda obtener más dinero al trabajar desde su casa. Puede ahorrar en viáticos, almuerzos fuera de la oficina, incluso café o refrigerios para llevar; además, los gastos de vestimenta también se pueden reducir puesto que no tendrá que invertir en el usual servicio de tintorería o en la compra de prendas nuevas.
  • Deducciones impositivas. Si trabaja desde su hogar, es posible que reúna los requisitos para la deducción federal de impuestos que se otorga a quienes trabajan desde su casa. Con este beneficio, puede deducir un porcentaje del espacio residencial (que destina exclusivamente a la actividad comercial), al igual que los servicios públicos, suministros, viáticos y transporte necesarios para desarrollar sus tareas.
  • Capacidad para encontrar trabajo. Contar con capacidades o habilidades que le permitan trabajar en forma remota le permite ampliar las oportunidades laborales, en contraposición a lo que sucedería si tuviera que limitar su búsqueda laboral a su comunidad inmediata o dentro de una distancia específica de traslado.

Desventajas del trabajo independiente

Por atractivo que pueda sonar ser un “nómada digital” y trabajar desde donde guste con su propio horario, hay ciertas posibles dificultades que debe considerar:

  • Perder el compañerismo que existe en la oficina. Aunque trabajar en forma remota puede liberarlo de algunos de los aspectos más irritantes de trabajar en una oficina, como los chismes, las reuniones tediosas, etc., también implica que perderá la compañía diaria de sus colegas. Necesitará un plan para sobrellevar la sensación de aislamiento, por ejemplo, almorzar regularmente con clientes o colegas y unirse a asociaciones profesionales para que pueda obtener los beneficios de sesiones de capacitación, conferencias y eventos especiales, etc.
  • Quedarse fuera del “círculo de información”. También precisará un plan para no perder información laboral clave que le ayudará a desempeñarse mejor. A menudo los compañeros de la oficina comparten información comercial importante de manera informal, por ejemplo, durante visitas “sorpresivas”, conversaciones durante el almuerzo en el comedor o mediante el intercambio de material analizado en reuniones al cruzarse en algún pasillo. Al no estar físicamente en la oficina, deberá ser proactivo para mantenerse comunicado con sus colegas a fin de asegurarse de obtener la información que necesita para hacer bien su trabajo.
  • Lidiar con cuestiones de comunicación con los compañeros de trabajo y posibles celos. Con frecuencia quien está bajo presión en la oficina no sabe cómo relacionarse con quien trabaja en forma virtual o remota al comunicarse por teléfono o por correo electrónico. Es importante intentar y ver las cosas desde el punto de vista del colega que está en la oficina. Si bien puede sentir frustración porque a veces no obtiene toda la información que precisa, sus compañeros de trabajo pueden pensar que le va mejor porque tiene mayor flexibilidad como trabajador virtual. Tendrá que ir un poco más allá para atender a las personas con quienes trabaje a fin de crear un equipo virtual que funcione muy bien desde el lugar donde se encuentre.
  • Distracciones e interrupciones. Si piensa trabajar desde su casa, tendrá que ser disciplinado para resolver interrupciones cotidianas que no tendría que enfrentar si estuviera en una oficina. Por ejemplo, deberá tener el televisor apagado o encendido en un canal relacionado con el trabajo si está acostumbrado a este tipo de sonido de fondo; además, tendrá que encargarse de los llamados personales, determinar lo que se espera de los miembros de la familia (es decir, las interrupciones del cónyuge o los hijos), como también evitar distraerse con tareas personales que podría hacer en casa (por ejemplo, lavar la ropa, limpiar, preparar la comida, etc.).
  • Facturación y finanzas. Si no trabaja en relación de dependencia, deberá asumir la responsabilidad de facturar a los clientes y luego encargarse de las inevitables demoras en el pago. Si está acostumbrado a recibir el cheque del sueldo por correo en su casa o a que directamente le depositen los fondos en su cuenta bancaria personal cada dos semanas, esta nueva estructura financiera puede implicar un importante ajuste. Deberá decidir de qué manera facturar (es decir, qué tipo de sistema de software utilizará), cómo manejar el incumplimiento de pago o la mora de sus clientes y cómo elaborar el presupuesto con ingresos potencialmente irregulares. Obtenga más información sobre cómo crear una estructura y una estabilidad financieras sin tener ingresos fijos.
  • Ausencia de beneficios. Otra desventaja de trabajar en forma independiente desde casa es que, a menos que tenga un empleador de tiempo completo, no contará con los beneficios que éste paga, por ejemplo, seguro de salud, licencia por enfermedad con goce de sueldo o vacaciones. Deberá decidir qué beneficios necesita o le gustaría tener y luego tendrá que estar en posición de generar suficientes ingresos -y elaborar concienzudamente su presupuesto- para pagar dichos beneficios.
  • Colocar el cartel de “cerrado”. Uno de los principales beneficios de trabajar en forma remota es contar con mayor flexibilidad en lo que respecta a su tiempo. Sin embargo, la otra cara de la moneda es que puede ser difícil “fijar un horario de atención” –definir con claridad el momento de apagar la computadora, guardar los documentos y disfrutar del tiempo para usted o su familia. Tendrá que disponer la manera en que distribuirá su tiempo y su trabajo para no sentir que, en realidad, nunca deja de trabajar aun cuando esté en casa.
  • Búsqueda constante de trabajo. Salvo que trabaje toda la jornada como empleado en una empresa, la naturaleza del trabajo autónomo desde el hogar determina que debe estar constantemente alerta a los posibles trabajos o clientes para mantener el flujo de sus ingresos. Esto también puede implicar la posibilidad de tener que hacer malabarismos en momentos en que haya más trabajo del que pueda realizar, al igual que épocas en las que no tenga suficiente para hacer.