Generación silenciosa (nacidos entre 1926 y 1945)

La mayoría de los integrantes de la generación silenciosa ya se encuentran en algún tipo de jubilación (es decir, completamente jubilados o con un trabajo de media jornada, eventual o por temporada a fin de generar ingresos adicionales). Pero, ¿qué ocurre si se da cuenta de que necesita volver a trabajar después de haber dejado su lugar de trabajo? Aquí le presentamos algunos consejos:

  1. Determine con exactitud los beneficios necesarios. En este punto, diversos jubilados que se reincorporan al trabajo lo hacen más por los beneficios que quizás por los ingresos. Identifique los beneficios que más necesita de un empleador antes de enviar currículum y hacer llamadas.
  2. Prepárese para una fuerte competencia. En una economía difícil con una tasa de desempleo relativamente alta, enfrentará más competencia por menor cantidad de empleos. Desafortunadamente, la realidad es que como posible trabajador de edad avanzada, representa mayores costos para la mayoría de los empleadores y, por consiguiente, es un candidato menos atractivo. Necesitará demostrar no sólo su capacidad de contribuir al lugar de trabajo, sino que además deberá demostrar que puede realizar la transición y adaptarse rápidamente para probar que vale la pena que la empresa lo contrate.
  3. Evalúe sus beneficios del Seguro Social. ¿Qué ocurre si ya ha comenzado a recibir sus beneficios del Seguro Social y decide volver a trabajar? Podrá continuar recibiendo beneficios o tal vez pueda dejar de recibir los beneficios y volver a solicitarlos más adelante. Sin embargo, si decide dejar de recibir los beneficios del Seguro Social, deberá volver a abonar todos los beneficios que ya ha recibido. Se incluyen los beneficios que pudieran haber recibido su cónyuge o personas a su cargo. Además, podrá impactar en sus impuestos; por consiguiente, debería conversar con un profesional especialista en preparación tributaria a fin de saber cómo manejar ese impacto de la mejor manera.
  4. Comprenda sus opciones de Medicare. Del mismo modo, si tiene seguro médico de Medicare pero regresa a trabajar y desea optar por inscribirse al plan de seguro médico de su empleador, podrá dar de baja su cobertura de Medicare; sin embargo, deberá devolver todos los beneficios de la Parte A de Medicare que ya hubiera recibido. Si además da de baja la cobertura de la Parte B de Medicare y, más adelante, decide volver a solicitarla para recibir los beneficios, debe saber que posiblemente deba abonar una prima más alta.

    Si da de baja las Partes A y B de Medicare, su participación en la Parte D de Medicare (cobertura de medicamentos bajo receta) finalizará automáticamente. Tenga en cuenta que es posible que deba pagar una multa si elige volver a inscribirse en la Parte D de Medicare en el futuro. Sin embargo, si mantiene alguna de las dos coberturas (cobertura A o B), podrá continuar recibiendo los beneficios de medicamentos bajo receta de la Parte D.

    Si usted o su cónyuge son militares en ejercicio o retirados y reciben beneficios de seguro médico de TRICARE, es posible que pierda esa cobertura si da de baja la cobertura de la Parte A de Medicare. Consulte a su representante de TRICARE a fin de saber si necesitará permanecer inscripto en la Parte B; o bien, obtenga más información en la página web de TRICARE acerca de losbeneficiarios que cumplen con los requisitos de Medicare.