Cómo trabajar con el encargado y el departamento de facturación del consultorio

Todos los consultorios tienen algún tipo de administrador o departamento de facturación que se encarga de los respectivos aspectos financieros. Cuando asista por primera vez tendrá que llenar varios formularios para brindarles datos de contacto personal, información financiera y de salud, incluso la correspondiente cobertura médica. La mayoría de las veces deberá pagar cuando le presten los servicios. Si no tiene seguro, tendrá que abonar toda la factura el día que se atienda. Si está asegurado, el pago dependerá de su plan, el que especifica si debe entregar o no un pequeño copago por la consulta y los servicios o si tiene algún deducible que debe afrontar/abonar, lo cual puede implicar que es responsable por una parte mayor o por toda la factura de las prestaciones que le brinden ese día. Después de efectuar el pago, la recepcionista/encargado del consultorio o personal administrativo de atención al público le entregará el recibo.

Es buena idea conservar los recibos de todos los gastos de salud. Si tiene seguro médico con frecuencia le enviarán la explicación de los beneficios después de la consulta. No se trata de una factura, simplemente indica cuáles son las prestaciones que el médico facturó a la aseguradora por los servicios suministrados, cuánto pagó usted y cuánto debe abonar la compañía. No se alarme si ve que el profesional facturó un importe superior por honorarios de lo que la aseguradora pagó en realidad porque es usual. Las compañías de seguro negocian con los médicos y abonan sólo una parte o porcentaje de lo que el profesional en verdad haya facturado. Salvo que el consultorio, el laboratorio o el hospital le remitan una factura por separado (según qué servicios le hayan brindado y dónde), usted no es responsable por la cancelación de ningún otro monto que haya pagado al momento de la consulta.

Hay veces en que quizás deba resolver algo con alguien del departamento de facturación del médico:

  • si tiene dudas sobre algún cargo o factura;
  • si no está de acuerdo y le gustaría presentar una reclamación por un cargo o factura;
  • si no puede cancelar la factura.

El personal de facturación debe explicarle con claridad, en función de las anotaciones que el médico haga en su historia clínica, cuál es su diagnóstico (mediante los códigos de diagnóstico “ICD-9”) y los servicios o tratamientos que recibió (a través de códigos de procedimiento “CPT”); además, deberá indicar qué cargos se le facturaron y qué monto pagará (o no) la compañía de seguros por dichas prestaciones. También puede solicitar al departamento de facturación que se comunique con la aseguradora –en su presencia– para saber por qué la compañía no pagó o no abonará su parte de la factura. El personal de facturación también puede crear un cronograma de pagos si no puede cancelar toda la cuenta, además de sugerirle posibles recursos (asistencia gubernamental, cooperación con la prescripción de medicamentos, etc.). Pueden constituir medios útiles y provechosos cuando trate de llevar un control de los costos médicos y de salud.