Cómo comprender la situación emocional

Tenga en cuenta que quizás no puedan evitar descargar su ansiedad o ira contra usted, aún cuando usted no haya creado la situación en la que se encuentran. Trate de distanciarse lo suficiente como para no tomar sus reacciones y emociones en forma personal. Ayúdelos a intentar concentrar las energías en la raíz de la cuestión y en las acciones que pueden emprender para salir adelante. Cuando se siente pánico o mucha ansiedad, a veces se desea ir directamente a la solución, en lugar de analizar los pasos para comprender los acontecimientos antes de abordarlos.

Cuando trate de ayudar a alguien que siente pánico y está abrumado, tenga presente que es posible que al comienzo respondan que no tienen tiempo para hacer lo que usted sugiere, o que no saben cómo recabar la información que necesitan para preparar un presupuesto o llevar la cuenta de los gastos, etc. Las personas que se encuentran en situaciones estresantes a menudo reaccionan en forma defensiva frente a sugerencias de ayuda, particularmente, cuando provienen de algún miembro de la familia. Aprenda a responder a las excusas o razones más comunes que la gente da por no hacer lo que deben para hacerse cargo de sus finanzas.

Ya sea que esta catástrofe financiera haya sido repentina o tenga larga data, probablemente, mejorar las circunstancias tomará tiempo (en general, más de lo que la persona espera o estima). Dependiendo del problema y sus causas, puede que no exista una única solución económica. Es común que la gente trate de encontrar una única salida que mágicamente transforme la situación (es decir, ganar la lotería, conseguir un trabajo con salario mucho más alto, etc.). Deberá desalentar con delicadeza tales ilusiones y, en lugar de ello, hacer que el otro se centre en la realidad de la necesidad de elaborar la manera de terminar con el problema. Según la naturaleza y gravedad de la situación, superar la dificultad económica tomará tiempo y varias medidas.

Tenga en cuenta que pueden necesitar tiempo considerable para darse cuenta de lo que deben hacer y cómo deben buscar la salida. Si no puede dedicarles el tiempo necesario cuando llamen o se reúnan con usted, hágales saber que desea escucharlos y ayudarlos y que, para hacerlo, debe reservar un momento en su calendario. Si envían un correo electrónico o llaman y dejan un mensaje, responda tan pronto como sea posible, aun cuando sea para decir que debe buscar otra oportunidad para hablar.

Más allá de toda consideración, lo que su familiar, amigo, cliente o usuario necesita es que lo trate con respeto, comprensión y paciencia. Es un momento difícil para ellos y, al acercarse a usted, están dando un paso positivo. Tenga presente que puede maximizar ese paso positivo ayudándolos a procurar asistencia, ya sea a través suyo o de alguna otra entidad. Recuerde que es posible que le tome tiempo a las personas admitir que necesitan ayuda. Cuando finalmente lo hacen, pueden sentirse desesperados y frágiles, como también poco propensos a pedir ayuda por segunda vez.